Prótesis & Ortesis Avanzadas MG LATAM » BLOG * Prótesis Avanzadas MG LATAM » General » Inicio de la Anaplastología en La Primera Guerra Mundial
Información en: Blog + Medios + Adjuntos + Enciclopedia + Glosario + Notas
Encontrar información en: Blog + Medios + Adjuntos + Enciclopedia + Glosario + Notas + Datos
BLOG Especializado: Inicio de la Anaplastología en La Primera Guerra Mundial

667 * Vistas recientes

Tabla de contenido

Inicio de la Anaplastología en La Primera Guerra Mundial



Lo Que Deja La Guerra “Los Valientes Sin Rostro”


Valientes I Guerra Mundial * MG
Valientes I Guerra Mundial * MG

Es de sobra conocido que la Primera Guerra Mundial se cobró la vida de millones de soldados y civiles. Y muchos también de los sobrevivientes quedaban amputados de por vida.

Sin embargo, hubo una buena parte de soldados afectados, que se vieron abocados a vivir con cicatrices difíciles de superar. Desfigurados, con miedo, con baja autoestima y vivían diariamente el rechazo de las personas por su aspecto. Se trata de aquellos que durante el combate o como víctimas de ataques, vieron sus rostros desfigurados hasta el punto de no reconocerse.

Con todas estas personas, no fue suficiente la cirugía estética. Por lo tanto los primeros pinos de lo que hoy en día es llamado anaplastología. Fueron claves para que mejoraran su calidad de vida, se sintieran y vieran completos. Así volvieran con sus familias y amigos.

La Cirugía Estética No Era Suficiente

Soldados con cicatrices faciales * Prótesis MG
Soldados con cicatrices faciales * Prótesis MG

Más de 20.000 hombres fueron desfigurados. Una época en que la cirugía estética apenas había avanzado a corregir un labio leporino; las heridas de guerra suponían un gran desafío para la comunidad médica. Ya que se debía proveer a los veteranos cirugías que fueran suficientes para recuperar su Rostro.

Muchos de los afectados por heridas en la cara pudieron recurrir a cirugías de reconstrucción con más o menos éxito. Pero la medicina tenía sus limitaciones, y la mayoría de ellos quedaron desfigurados para siempre. El daño físico se unía al psicológico; revelando un profundo miedo de mirarse a sí mismos, sobre todo, a volver a casa, donde no sabían cómo reaccionarían sus familias.

Una Solución Inesperada Y Poco Conocida


Francis Derwent Wood * Prótesis MG
Francis Derwent Wood * Prótesis MG
Pionero en Reconstrucción con Prótesis Faciales

Pero como casi siempre, cuando hay un problema aparece alguien dispuesto a solucionarlo. Es así como él decidió aportar su granito de arena para llegar allí donde los cirujanos no podían.

Es escultor inglés, Francis Derwent Wood (1871-1926), fue el pionero creador de prótesis faciales. Que se usaban para ayudar a los soldados británicos, que por la guerra quedaban desfigurados, y querían a recuperar su confianza. En Wandsworth ‘Tin Noses Shop’, Inglaterra.

Cuando era demasiado viejo (a los 41 años), para alistarse en el Ejército al comienzo de la Primera Guerra Mundial. Por esto Wood se ofreció como voluntario en las salas del hospital.

Él, vivía en el hospital una constante exposición a las horrendas lesiones infligidas por la nueva guerra, las personas quedaban desfiguradas y deprimidas. Lo llevo a decidir abrir una clínica especial para darle alivio a estas personas. Así nació el Departamento de Máscaras para la Desfiguración Facial, ubicado en el Tercer Hospital General de Londres, Wandsworth .

Francis Derwent Wood, discutió la idea de ayudarles a estas personas con las máscaras de retratos. Después de unirse al Royal Army Medical Corps, en abril de 1915, como asistente del 3er Hospital General de Londres en Wandsworth, al sur de Londres, junto con varios miembros del Chelsea Arts Club.

Inicialmente revolucionó con sus conocimientos el departamento de yeso y férulas. Luego persuadió al oficial al mando del hospital, el teniente coronel H. Bruce Porter, para que apoyara su idea de fabricar máscaras de metal pintadas para algunos de los militares desfigurados



En lugar de las máscaras de goma utilizadas convencionalmente. Wood, construyó máscaras hechas en cobre, y esculpidas para que coincidieran con los retratos de los hombres en su normalidad de preguerra. Al igual que sucedió con los soldados operados con los recientes avances en cirugía plástica.

Las máscaras de Wood, proporcionaron, una renovada confianza en sí mismos, incluso respeto, aunque a menudo resultaban incomodas. Las heridas en la cara eran conocidas por ser las más devastadoras. Al ocultar las heridas detrás de la máscara, los jóvenes pudieron regresar a las relaciones con sus familiares y amigos.

Una Segunda Oportunidad


Francis Derwent Wood * Prótesis MG
Francis Derwent Wood * Prótesis MG

En una edición de The Lancet en 1917, Wood dijo: “Mi trabajo comienza donde se completa el trabajo del cirujano”.

“Cuando el cirujano ha hecho todo lo posible por restablecer las funciones…Me esfuerzo, por la habilidad que poseo como escultor, para hacer que la cara de un hombre, se acerque lo más posible a lo que parecía antes de ser herido”.

El proceso de fabricación de la máscara comenzaba con un molde de yeso de la cara. Luego se tomaba un apretón de arcilla o plastilina para reflejar la cara curada y se perderían los rasgos faltantes. Estos eran la mejilla, la cuenca del ojo, la nariz o la mandíbula.

El estudio empleó tres escultores, un especialista en casting y un fabricante de moldes de yeso. Cada máscara requirió muchas semanas de trabajo por parte de Woods. Se tomaba un molde de yeso de la cara herida del sujeto, pero solo después de que las heridas y las cirugías subsiguientes se hubieran curado por completo.


Prótesis Nariz * MG
Prótesis Nariz Wood * MG

El proceso crudo fue en sí mismo un juicio. El yeso se utilizó para hacer un apretón de plastoceno arcilla. Este busto desfigurado se usó como la base de todo el trabajo de restauración protésica. Con el escultor trabajando para reemplazar los componentes faltantes de la cara con las formas del lado opuesto.

La máscara en sí estaba hecha de una lámina delgada de cobre galvanizado, para facilitar la pintura. Pintar un retrato realista sobre la máscara de cobre . Esto fue tan desafiante como la escultura, cada uno se terminó mientras el paciente lo usaba. Era la forma para que coincidiera con mayor precisión el tono de la carne con los esmaltes.

Se creó una máscara de cobre de 1/32 pulgadas de espesor a partir del molde final. Se revistió de plata y se pintó, generalmente un esmalte de color crema para que coincida con la piel caucásica, y se remató con barniz para darle un cutis.


Prótesis facial * MG
Prótesis facial Wood * MG

La madera coincidiría con los contornos de la cara, la pigmentación, y textura de la piel del paciente. Si faltara un ojo, pintaría en el reverso de una pieza de vidrio o directamente sobre la placa.

La sala permaneció abierta solo dos años, desde 1917 hasta 1919.

La Mujer Pionera En Esta Área



Cuando Anna Coleman Ladd (1878-1939), una reconocida escultora estadounidense, conoció su trabajo, atrajo el interés. Anna comenzó a trabajar en “The Tin Noses Shop”; taller de Wood. A su esposo le fue designado para dirigir la oficina de niños de la Cruz Roja Americana en Toul. Después de consultar con Wood, Ladd pudo abrir el Estudio para retratos con máscaras en París. Supo que podía aportar mucho gracias a sus habilidades, con el objetivo de crear máscaras para los soldados franceses.

Coleman, estaba casada con Maynard Ladd; médico pediatra, que le asignaron para dirigir la oficina de niños de la Cruz Roja Americana en Toul. Este hecho le dio la oportunidad de irse a Paris y fundar en 1917, despues de haber trabajado con Wood. Ella fundo el Estudio de Máscaras-Retrato de Cruz Roja Americana en París, junto a 4 asistentes.

Si no hubiese estado casada con un médico pediatra, poco habrían importado sus habilidades. En esa época el trabajo de la mujer aún era menospreciado; así su trabajo, no habría ayudado a cientos de personas, ya que era mujer y en esa época era una labor de hombres.

Una Ayuda En Un Tiempo Oscuro



Se decide por darle una solución a los soldados franceses victimas de desfiguración del rostro en la guerra; quienes acudieron a su estudio, allí estaban prohibidos los espejos para evitar incomodidades según ella pensaba, ellos llegaban buscando ayuda en un proceso que no sólo era físico sino que psicológico también.

La sociedad europea toleraba a los mutilados, siempre y cuando fueran extremidades. Nadie soportaba ver a alguien sin nariz o con la cara desfiguraba, aquellos estaban condenados a la aislación social. Pero en el estudio de Anna, aquellos veteranos, podían sentirse sin el temor de ser discriminados por su apariencia; al momento de esperar que la artista los atendiera.

¿Cómo Era El Proceso?


Taller Anna Coleman * Prótesis MG
Taller Anna Coleman * Prótesis MG

Lo primero que hacía Anna era crear un molde sobre la cara desfigurada del soldado. Después, gracias a entrevistas y fotografías, la escultora recreaba el rostro del herido hasta que este se reconocía.

Con este boceto, Coleman pasaba a la siguiente fase: la creación de una versión de gutapercha (un tipo de látex). El resultado era llevado a una planta de galvanizado, y allí se sumergía en un baño de cobre para crear la máscara que utilizarian. Una vez creada la prótesis en cobre, Anna se reunía con el paciente para colocarla y pintarla.

Todo el proceso se basaba en fotos antiguas para ver los hábitos y expresiones faciales. El resultado era una máscara de cobre galvanizado, era finalizado con la soldadura hecha por Anna.

La terminación constaba de una prótesis que se pintaba de acuerdo al tono de piel del paciente; agregándole cejas, labios e incluso gafas, todo con el fin de elaborar las prótesis más realistas posibles.

El Fin De Un Taller Inigualable


Anna Coleman * Prótesis MG
Anna Coleman * Prótesis MG

La mayor parte de lo recaudado por el estudio de Anna Coleman era donado. Cuando terminó la guerra, la Cruz Roja no pudo seguir financiando el estudio de la escultora; por lo tanto ella regreso a Bostón donde continuó su carrera como artista.

En 1932, el gobierno francés concedió a Anna Coleman por su ayuda en la postguerra; la Medalla de la Legión de Honor en Francia. Además fue nombrada Caballero de Crois, de la Orden de San Sava, de Serbia.

No se registra el número exacto de máscaras hechas, pero deben haber sido varios cientos. Es posible que los esfuerzos fervientes de ellos no hayan ayudado de una manera estadística; pero influyeron dramáticamente en las vidas de quienes ayudaron.



A continuación puede ver un vídeo donde se ve el trabajo en acción:

Estudio de Máscaras-Retrato de Cruz Roja Americana en París
Anna Coleman Ladd


Referente Bibliográfico:
 


https://en.wikipedia.org/wiki/Anna_Coleman_Ladd
https://en.wikipedia.org/wiki/Francis_Derwent_Wood
http://mujeresbacanas.com/la-escultora-de-los-heridos-anna-coleman-ladd/
https://lavozdelmuro.net/anna-coleman-la-mujer-que-devolvio-sus-rostros-a-los-soldados-desfigurados-de-la-i-guerra-mundial/
https://www.bbc.com/news/uk-england-london-27592604 https://imgur.com/gallery/8BjiMme

Inicio de la Anaplastología en La Primera Guerra Mundial * Todo lo relacionado

Artículos y Notas por categoría

Categorías
Dedos * MG Latam
¿En qué rama se encuentra la Anaplastología? El campo de la anaplastología funciona dentro de la comunidad médica en general, en la que la comunicación y la cooperación interdisciplinaria son esenciales para brindar a lo…