P&O MG LATAM

Dispositivos Hiperrealistas y Avanzados

Tabla de contenido

Definición e historia de las amputaciones

La palabra amputación se origina del latín: amputare, cuyo significado es cortar o separar. Y se define en la medicina como la resección parcial o total y definitiva de un miembro del cuerpo, creando a la vez un órgano funcional llamado muñón de amputación.4 Las amputaciones se consideran un procedimiento antiguo en la historia de la humanidad. Los avances de la técnica quirúrgica y los diseños protésicos tienen el principal desarrollo a finales de la segunda guerra mundial. Las amputaciones eran un procedimiento tosco porque se seccionaba con rapidez un miembro no viable en un paciente no anestesiado, el objetivo principal obtener una hemostasia rápida, en ocasiones se introducía el miembro afectado en aceite hirviendo.

Actualmente, es importante mencionar que los avances confinados en la cirugía de salvamento de las extremidades han ido en paralelo con los avances en la cirugía de las amputaciones y con los diseños protésicos. Ahora más que nunca las amputaciones son realizadas por cirujanos que conocen los principios de las amputaciones quirúrgicas, la rehabilitación postoperatoria y los diseños protésicos para mejorar la calidad de vida.

 

La amputación es uno de los procedimientos quirúrgicos más antiguos en la historia

Fueron actuadas durante miles de años con diversos propósitos. Existen evidencias que demuestran que ya desde el periodo neolítico se efectuaban estas mutilaciones. Con la aparición y desarrollo de nuevas culturas en el medio oriente, a las orillas de los ríos Tigris y Eufrates surgieron elementos que muestran que se efectuaron amputaciones hace 5 000 años. En India, Sushruta (700 a.C.) se redactó un tratado denominado “Sushruta Samhita”, en donde se mencionan entre diversas técnicas quirúrgicas varios tipos de amputaciones. En Perú se han encontrado elementos cerámicos de la cultura Inca en las cual se muestran extremidades amputadas, así como el uso de algunas formas de prótesis; los instrumentos inicialmente utilizados fueron cuchillos, hachas y sierras de piedra. Se encontraron también individuos momificados que muestran desarticulaciones del pie y amputaciones con muñones cicatrizados, usando prótesis. Hipócrates (460 – 377 a.C.) no discute la amputación de extremidades a través de tejido viable con la idea de formar un muñón funcional; en los casos de gangrena por aplastamiento o por vendaje ajustados después de fracturas, recomendaba esperar a que el segmento necrótico se esfacelara. La razón era para de esta manera poder evitar la hemorragia y dolor, ya que para esa época se desconocía el uso del torniquete. Aulus Aurelius Cornelius Celsius (25 a.C. – 50 d.C.) apoyó la amputación circular y también fue el primero en mencionar la posibilidad de utilizar ligaduras vasculares para el control de la hemorragia. Hans von Gersdorff (1480 – 1540) escribió en alemán vernáculo la obra llamada “Feldtbush Der Wundartzney” en la cual se encuentra la primera ilustración de una amputación, siendo esta la primera vez que se observa en un texto quirúrgico. Para algunos investigadores, a este cirujano se le atribuye la invención del torniquete.

El famoso cirujano francés Ambroise Pare (1510 – 1590)

Quien aprendió durante sus actividades como cirujano militar, que al efectuar una amputación era más eficaz ligar en forma individual a los vasos del muñón, que intentar el control de la hemorragia por cauterización. Richard Wiseman (1620 – 1676) cirujano inglés quien en 1672 escribió “Treatise of wounds”, y en 1676 publicó con el nombre de “Severall chirurgicall treatises”, ya que durante la batalla el lesionado era menos sensible al dolor de la operación. Señalaba que la amputación debía realizarse por arriba del sitio enfermo o lesionado y utilizaba ampliamente la amputación en los casos de heridas que involucraban cualquier articulación; también se esforzó por conservar la extremidad, si existía una esperanza razonable de salvarla. Pieter Adriaanszoon Verdyn (1625 – 1700), cirujano flamenco también conocido como Pierre Verduin, en 1669 describió a detalle la amputación infracondílea y diseñó una prótesis que tenía un corsé para fijarla al muslo, un armazón metálico y un pie de madera.

Jean Louis Petit (1674 – 1750) cirujano francés

quién en 1718 acuñó el término torniquete, diseñó un modelo de rosca, el cual se usó profusamente en su época y posteriormente fue modificado por diferentes cirujanos. Mejoró la técnica de la amputación circular, al realizar el corte de los planos a dos diferentes niveles, en lugar de la técnica en guillotina. Además, condujo investigaciones originales sobre la formación de trombos en las arterias lesionadas, especialmente en relación con la hemostasia y las amputaciones.

Edward Olanson (1747 – 1823) cirujano inglés

Quien abogaba por hacer las amputaciones con aseo, limpieza y pulcritud, siendo un impulsor de la técnica del cono cóncavo para la construcción del muñón.

Joseph Francois Malgagne (1806 – 1865) cirujano francés

Diseñó la amputación subastragalina del pie y en 1844 ejecutó uno de los primeros trabajos epidemiológicos acerca de la mortalidad de las amputaciones en nueve grandes hospitales de la ciudad de París.

Friedrich von Smarch (1823 – 1908) cirujano alemán

Diseñó un torniquete no traumático y las amputaciones las efectuaba empleando métodos antisépticos y bajo anestesia.

Cirujanos; H. Winnett Orr (1877 – 1956) y Joseph Trueta (1897 – 1977)

Quienes durante la primera guerra mundial y la guerra civil española retomaron los conceptos de la desbridación amplia, en lugar de la amputación inmediata y estas ideas persistieron a través de la segunda guerra mundial, lo cual condujo a una reducción importante en el número de amputados en las filas de los militares. Durante siglos de morbi-mortalidad el número de amputaciones fue sumamente elevada porque las infecciones eran la regla,

El cirujano inglés Joseph Lister (1827 – 1927)

En el siglo XIX, introdujo los conceptos de asepsia y antisepsia (1867), haciendo una de las contribuciones fundamentales para la cirugía moderna. Las complicaciones más frecuentes eran la hemorragia secundaria y la infección del muñón, ambas situaciones dieron lugar a que la mortalidad en la batalla de Waterloo para las supracondíleas fuera de 70% y en la guerra de Crimea de aproximadamente 62%.

En el entorno civil había algunas diferencias, ya que los primeros estudios epidemiológicos en París mostraron que la mortalidad era de casi 100% y en Londres de 80%. En la actualidad la tendencia en trauma y en patología isquémica es la de utilizar técnicas de revascularización y con ellas tratar de salvar el mayor número de extremidades posible.

 

La tasa de lesiones de los miembros se ha ido incrementando en los últimos años

Las lesiones accidentales en particular; esta tendencia se puede atribuir a la modernización, la industrialización y una mayor tasa de violencia en la sociedad. A excepción de las heridas de guerra, las causas más frecuentes que llevan a traumas graves de las extremidades son los accidentes de tráfico y los accidentes relacionados con el trabajo.2

El trauma es la principal causa de amputación en los países en vías de desarrollo y es la segunda después de la enfermedad arterial periférica en los países desarrollados. A nivel nacional no se cuenta con datos precisos sobre la incidencia y prevalencia de las amputaciones de causas traumáticas. Entre los civiles en el Reino Unido, el trauma representa del 7-9% de las 5 000 amputaciones realizadas al año y en los EE.UU., aproximadamente 185 mil amputaciones se realizan anualmente, del cual 16% están relacionadas con el trauma. Cabe mencionar que de los 1.6 millones de personas que viven con una amputación, el 45% es debido a una amputación traumática.

Traumatismos

Los traumatismos llegan a conformar la principal indicación de amputación en pacientes jóvenes. Para predecir qué extremidades son recuperables se dispone actualmente de varios sistemas de puntuación, siendo el más utilizado es el test de gravedad de la extremidad destrozada (MESS: Mangled Extremity Severity Score). Este sistema es fácil de aplicar, y clasifica la lesión de acuerdo a la energía que la produce, la isquemia de la extremidad, el grado de shock y la edad del paciente. Una puntuación de 6 se suele conservar la extremidad. Con una puntuación mayor o igual a 7 el resultado suele ser la amputación, aunque ningún sistema de clasificación puede sustituir la experiencia y el juicio clínico.

Tabla 3.1 Clasificación MESS

Puntuación mayor o igual a 7 es indicación de amputación

 

Puntaje

Lesión de tejido blando y hueso

Baja energía       1

Energía intermedia          2

Alta energía        3

Muy alta energía              4

Isquemia de la enfermedad

Pulso reducido con perfusión normal       1

Disminución del llenado capilar   2

Dedos fríos insensibles   3

 

Choque

Tensión arterial mayor a 90mmHg            0

Hipotensión transitoria  1

Hipotensión persistente 2

 

Edad

Menor de 30 años           0

Entre 30-50 años             1

Mayor de 50 años            2

 

Fuente: Campbell WC. Tratado de Cirugía Ortopedica. 10th ed. Canale ST, editor. Madrid: ELSEVIER; 2003.

Cuando se realiza una amputación por traumatismo de alta energía, se debe seguir los principios generales para el tratamiento de las heridas. Los tejidos blandos contaminados deben irrigarse y desbridar al dejar la herida abierta y cubrirla con apósitos estériles. Mientras que los tejidos no viables se deben retirar y evaluar la zona afectada a las 24 o 48 horas post lavado y desbridamiento para identificar si la zona de tejido no viable se haya extendido al requerir llevar de nuevo a sala de operaciones al paciente.

 

Etiología de las amputaciones

La imposibilidad para restaurar o reincorporar una extremidad afectada hasta un nivel compatible con la función y vida de los tejidos, constituye la razón fundamental de las amputaciones y consecuentemente, de la transformación del objetivo inicial del cirujano de salvar la extremidad por otro más elevado y humano, que es el de salvar la vida. Además, el extraordinario dinamismo que imprime la vida contemporánea, que acompañan al desarrollo socioeconómico de un país y la consiguiente elevación de la expectativa de vida de la población, han favorecido la tendencia general al incremento de las patologías responsables de las amputaciones.

Tradicionalmente se consideran cuatro amplios grupos etiológicos causantes de amputación: Traumático, Vascular, Oncológico y Congénito. Por lo tanto, Rusk establece una clasificación de amputaciones más amplia desde el punto de vista etiológico y causal, indicando la existencia de los siguientes apartados:

 

Tabla  3.2 Clasificación de RUSK

1º           Traumáticas

2º           Enfermedades vasculares periféricas.

3º           Muerte por tejidos por estados vasoespásticos periféricos.

4º           Neoplasias malignas.

5º           Miembro deforme inútil que el paciente considera antiestético.

6º           Lesiones térmicas por calor o frío.

7º           Estados no citados que puedan poner en peligro la vida del paciente.

8º           Falta congénita de miembro.

Fuentes: La O-Ramos R, Baryolo-Cardoso A. Rehabilitación del amputado de miembro inferior. [En línea].; 2012 [citado 9 de agosto de 2017]. Disponible en: http://rehabilitacion.sld.cu.

Tabemer-Rodríguez J. Intervencion fisioterápica en un paciente amputado con muñón transfemoral corto y reeducación para la marcha con y sin prótesis. Trabajo Fin de Grado. España: Universidad de Zaragoza, Fisioterapia; 2012. Reporte No.1.

 

Amputaciones traumáticas

Este tipo corresponde a la amputación que se produce como consecuencia de un evento traumático. Puede llegar a ser completa, con separación total del segmento amputado o parcial, donde el segmento amputado queda conectado a través de alguna conexión de tejido a la extremidad. En varias ocasiones se puede llegar a reimplantar el segmento amputado, cuando ambos extremos lesionados han sido tratados adecuadamente. Sin embargo, en otras ocasiones la contaminación y las grandes lesiones que comprometen la vida del paciente recomiendan la reimplantación del segmento afectado.

Suelen denominarse amputaciones primarias cuando la amputación del miembro se produce a consecuencia del mismo trauma o de forma quirúrgica por las lesiones ocasionadas por este el mismo día de la lesión. En caso de que se quiera reimplantar el segmento afectado y poder conservar el miembro, pero este a su vez con el pasar de los días se vea comprometido en su viabilidad, se procederá a realizar la posterior amputación del mismo, y en este caso se consideraría una amputación secundaria.

Existen diversas circunstancias que pueden llevar a la amputación de una extremidad tras un traumatismo, como pueden mencionarse los accidentes de tránsito a gran velocidad y con personas desprotegidas, el ser estos casos habituales las lesiones producidas por aplastamiento o impacto directo a la extremidad. Los accidentes laborales también suelen causar aplastamiento o avulsión de la extremidad con desgarro de los nervios, tendones y músculos, y genera como consecuencia la perdida de la funcionalidad. Otra circunstancia que puede conllevar a la amputación, aunque no en gran magnitud, son los accidentes domésticos o lúdicos, en los que se utiliza maquinaria motorizada. En los países subdesarrollados, donde hay altos índices de violencia, suelen presentarse casos de amputación por proyectil de arma de fuego, que generan grandes daños tisulares extensos y ocultos, así como también la penetración de fragmentos metálicos de diferentes armamentos militares o como resultado de explosiones sobre los tejidos, y heridas por arma blanca que penetran de igual manera, pueden llegar a causar heridas muy contaminadas comprometiendo la viabilidad del tejido y por ende la funcionalidad de la extremidad.

En términos generales, representa la segunda causa de amputación después de la etiología vascular y es la primera causa de amputación del miembro superior en adultos.13 Se considera que los accidentes industriales producen un mayor índice de amputación en extremidades superiores (73 a 81%) y los accidentes de tráfico un porcentaje más elevado en extremidades inferiores (63%). 14 Por lo regular, es el tipo de amputación más frecuente en pacientes jóvenes (entre los 20 y 50 años de edad), sin graves patologías asociadas y expectativas de vida normal.

Amputaciones vasculares

Las amputación por patologías vasculares es la primera causa de complicación, tras una lesión y que se puede desencadenar por diversas enfermedades, pero tiene como un factor común la naturaleza degenerativa de las mismas, que conducen a un progresivo deterioro del sistema vascular, a la aparición del daño tisular por isquemia y en última instancia, a una necrosis irreversible de los tejidos, lo cual obliga a la necesidad de amputar el territorio afectado.

El déficit circulatorio ocasionado en estas enfermedades conduce a la gangrena de los tejidos y la etiología más frecuente de una gangrena, que es la obliteración arterial, que puede tener su origen en una enfermedad degenerativa (arterioesclerosis), metabólica (diabetes), inflamatoria (arteritis), traumatológica, infecciosa (embolismos sépticos), congénita, oncológica, entre otras.

Amputaciones congénitas

Incluye la ausencia parcial o completa de un miembro o parte corporal en el momento del nacimiento y se considera un trastorno de la formación del mismo. Este tipo de amputaciones se pueden subdividir en detención transversal y detención longitudinal del crecimiento.

Deficiencias Transversales: son aquellas donde la extremidad aparece amputada en el sentido transversal a su eje, es decir donde faltan todos los elementos distales a un nivel determinado.18 Si es la parte distal la afectada, se habla de terminal; si es la proximal, se habla de intercalar, donde la ausencia es total o hay hipoplasia severa de la zona proximal.19 Según el nivel de afectación se denominan:

Ectrodactilia: ausencia de dedos; afalangia, adactilia y Amelia: ausencia total de la Hemimelia: ausencia de la porción distal de un miembro; antebrazo y mano o de la pierna y Apodia: ausencia total del Ectroquiria

Deficiencias Longitudinales: son aquellas donde se produce un mal desarrollo específico en las que se observa la ausencia o hipoplasia severa de segmentos en sentido longitudinal.18,20 En estas deficiencias se distingue la Focomelia 19, donde falta la porción proximal de un Pueden ser dos tipos:

Preaxial cuando se comprometen el pulgar, primer metacarpiano, primer dedo de la mano y radio, o el artejo mayor, primer metatarsiano y

Postaxial cuando se compromete el meñique, quinto metacarpiano y cubito, o quinto dedo del pie, quinto metatarsiano y peroné.20

 

Amputaciones oncológicas

La etiología oncológica abarca un grupo de más de 100 enfermedades diferentes que afectan a varias partes del cuerpo. Sin embargo, todas tienen una característica en común: el crecimiento y propagación incontrolada de células anormales que invaden y destruyen tejidos corporales y órganos sanos.22

Hasta los años 70, la amputación era el tratamiento de elección de los tumores óseos y los sarcomas de partes blandas de las extremidades.11, 23 Pero con el advenimiento de la quimioterapia, para algunos tumores como el sarcoma de Ewing y el osteosarcoma, se mejoró no solo la supervivencia de estas neoplasias, sino que posibilito además, la suficiente reducción de las tumoraciones como para mejorar la posibilidad de cirugías conservadoras de la extremidad. Pero no siempre se dan las condiciones para que sea posible el salvamento de la extremidad. Si no existe un nivel medular suficiente para una resección segura, si están afectadas ampliamente las partes blandas o si están englobados por la tumoración los paquetes vasculares y nerviosos principales de la extremidad, esta no es salvable y es candidata a amputación. Se distinguen tres patologías

  • Tumores óseos primarios
  • Sarcomas de partes blandas de extremidades
  • Metástasis óseas

 

Amputaciones quirúrgicas

Consiste en la extirpación quirúrgica de una extremidad, parcial o total, tras un proceso de planificación de la cirugía. Dentro de estas se pueden mencionar las amputaciones cerradas y abiertas, donde hay presencia de tejido muscular y cutáneo cubriendo la herida y donde no lo hay respectivamente. Estas suelen realizarse cuando hay infección, o riesgo de la misma, a fin de evitar la propagación de la infección y evitar el compromiso de la vida del paciente. El objetivo de esta intervención es poder proceder al cierre quirúrgico del muñón cuando haya cedido la infección y no exista compromiso para la herida, tras la administración de tratamiento antibiótico.

Clasificación de las amputaciones

Es el nivel electivo al cual se realiza la amputación, y obtener un muñón útil para el proceso de colocación de prótesis. La amputación es más eficaz donde menor masa existe y la longitud más adecuada de un muñón es aquella que conserva mejor la comodidad, la función y la estética.24 Se parte de este principio, no es posible dar unas normas exactas de longitud, pues en todo caso habrá que adaptarse a las condiciones personales y sociales del individuo.10

Se debe considerar que el miembro superior tiene una función de relación y precisión, mientras que el miembro inferior tiene una función de traslación y descarga.24 En general se maneja los niveles de amputación en relación con la clasificación topográfica de Schwartz.25 (Ver Anexo 11.1)

Miembros superiores:

Quirúrgicamente las amputaciones de miembro superior presentan menos dificultades para la confección del muñón porque no está sometido a la presión del peso corporal como sucede con el miembro inferior. Sin embargo, existen niveles de amputación que proporcionan muñones estéticos y funcionales.

Interescapulotorácico:

Es la menos frecuente dentro de las amputaciones del miembro torácico. Solamente en los casos extremos y cuando sea imprescindible se deberá efectuar esta clase de cirugía. Debido a la extirpación de la clavícula, omóplato, húmero, es totalmente antiestético y presenta graves problemas funcionales. El muñón es prácticamente fijo, no posee grados de movilidad, por lo que la prótesis se moverá únicamente por la acción muscular del miembro contrario.

Desarticulación de hombro:

Se mantiene la pinza omoclavicular, por lo que el muñón es más estético que en la interescapulotorácica. La movilidad es mínima y corresponde a los movimientos escapulares, pero esto facilita la utilización de un sistema protésico, aunque presente dificultades de adaptación.21

Amputación por arriba del codo (Transhumeral):

Con ella se mantiene una ligera libertad de movimiento a nivel escapulo- humeral, sobre todo para la flexo-extensión y la abducción de brazo, también son posibles ligeros movimientos de rotación. Si la longitud del brazo de palanca es mayor, podrá efectuar con mayor facilidad las actividades de vestido y alimentación.21

Desarticulación de codo:

Es una amputación poco usual porque se consideraba sin mayor utilidad. Se realizan con mayor amplitud y facilidad los movimientos de rotación, lo cual facilita las actividades de vestido y alimentación. Conserva por tanto, la longitud total del humero.21

Amputación por abajo del codo (Transradial):

Dependiendo del nivel al que se realice la amputación, será la funcionalidad que el muñón adquiera, ya que a niveles determinados se permitirán ciertos movimientos como el flexo-extensión y la prono-supinación.21

Desarticulación de muñeca:

Debe tomarse en cuenta como una posibilidad muy importante, cuando el porcentaje funcional del brazo y el antebrazo sea de mayor funcionalidad, por permitir los movimientos del codo y la pronosupinación del antebrazo en todo su arco. Esto a su vez favorece la ejecución de las actividades de vestido, aseo y ciertas labores en el trabajo.

 

Amputaciones parciales de mano:

Transcarpiana:

Se describe dentro del grupo de las amputaciones por debajo de codo a pesar de ser una amputación parcial de la mano en el segmento proximal. Se mantiene la función total del Permite la utilización de férulas palmares que facilitan la prensión de objetos actuando como elementos fijos de asistencia. Este tipo de amputación se realiza siempre que no haya oportunidad de contar con una longitud mayor y al tener en cuenta las actividades del sujeto. El muñón de antebrazo se piensa para labores más pesadas que el muñón transcarpiano, pero las sensaciones esterognósicas son mayores en este último caso.

Transmetacarpiana:

El muñón es antiestético, pero así mismo, permite una adecuada función del antebrazo. La presión puede conseguirse con la colocación de una férula palmar o mediante la digitalización del primer metacarpiano, cuando este se ha logrado conservar íntegramente.21

Parcial de los dedos: comprende sobre todo la presencia de por lo menos uno de los dedos o la amputación parcial de cualquiera de Se ha insistido sobre la utilidad de este órgano, pero vale recalcar en la necesidad de conservar al menos el dedo pulgar, la amputación de este dedo provoca una disminución en el 60% de la capacidad funcional total de la mano.

Miembros inferiores:

El miembro pélvico a diferencia del miembro torácico, presenta serios problemas funcionales cuando se ha decidido la amputación. La pérdida de la parte ósea priva al paciente de un elemento importante para el soporte de peso y de un brazo de palanca para el adecuado funcionamiento muscular. Así mismo la sensibilidad superficial y profunda se ven transformadas alterando la información sobre las presiones y posición del segmento perdido por la amputación.

Hemipelvectomía (Transborneana):

La hemipelvectomia afecta aún más que la desarticulación de cadera, en el futuro personal y social del enfermo. Como la intervención quirúrgica incluye también a las partes blandas de la pelvis menor, a veces se deja una estoma digestiva y/o urinaria que constituye una complicación suplementaria para el tratamiento.21 El muñón no es ni funcional, ni estético y el pronóstico funcional depende de las posibilidades de apoyo sobre el muñón que el cirujano ha podido preservar una vez terminada la intervención quirúrgica. La persistencia de un relieve óseo es de gran utilidad para poder disponer de un apoyo, que casi siempre es parcial, y a veces sirve simplemente para estabilizar la prótesis.26

Desarticulación de cadera:

La desarticulación de cadera es una intervención extremadamente mutilante que se realiza en caso de tumores de mal pronóstico o de traumatismos muy graves. Tiene secuelas funcionales y sobre todo psicológicas muy importantes. Debido a la importancia tanto cualitativa como cuantitativa de las presiones a las que está sometida la zona isquiática, el cirujano debe presentar una atención muy especial a esta zona. Es imperativo que no haya ninguna zona injertada o adherente en la región isquiática ni tampoco en la cresta iliaca. Las partes blandas deben ser suficientes para proporcionar una buena cobertura.26

Amputación por arriba de la rodilla (Transfemoral):

Desde un punto de vista funcional, se trata de una pérdida sensible, el apoyo es isquiático y no sobre el muñón. Además, la pérdida de la rodilla es una deficiencia muy importante, por lo que se amputa a este nivel después de haber agotado todas las posibilidades de conservación de esta estructura articular. El almohadillado se consigue gracias a la sutura de los músculos antagonistas y algunos autores recomiendan la reinserción de los aductores. El cirujano tratara de situar la cicatriz lejos de las zonas de presión, lo que en la práctica corresponde a la región distal y posterior del muñón. Cuando el muñón es suficientemente largo, la marcha rápida, la carrera y las actividades deportivas son posible.26

Desarticulación de la rodilla:

Desde un punto de vista quirúrgico, se trata de una intervención poco traumática, que no requiere la sección de ningún hueso. La amputación a este nivel priva al paciente de una estructura anatómica, pero sobre todo funcional irremplazable como es la rodilla, a pesar de ello la desarticulación de la misma tiene más ventajas que la amputación Transfemoral. Cuando la piel es de buena calidad los cóndilos permiten un apoyo distal. El brazo de palanca óseo, constituido por el fémur restante, tiene una longitud máxima por lo que optimiza el rendimiento de una prótesis. En el paciente pediátrico, la desarticulación de rodilla tiene además la ventaja de conservar la región epifisaria inferior del fémur, lo cual es importante porque preserva el potencial de crecimiento.

Amputación de debajo de la rodilla (Transtibial):

En este nivel de amputación, el apoyo distal es imposible. El apoyo principal se ejerce sobre la región proximal. A nivel óseo, el cirujano trata de que la superficie de la extremidad tibial sea lo más regular posible, sobre todo donde se concentran las presiones durante la marcha. El resultado es una extremidad tibial redondeada en todas las caras, lo más roma posible. Para evitar las dificultades relacionadas con el almohadillado insuficiente, el peroné se secciona entre 3 y 4 cm por encima de la tibia, siguiendo un plano de corte oblicuo por abajo y hacia adentro. Las partes blandas no deben ser excesivas ni escasa, sino suficientes para lograr un buen almohadillado de las partes óseas.26

Desarticulación de tobillo o transmaleolar (Syme):

Desarrollada en 1842 por James Syme, cirujano escoces, esta amputación se realiza dejando habitualmente intactas la tibia y el peroné, más bien una desarticulación del tobillo.27 Constituye el último nivel de las amputaciones parciales de pie, del que tan solo queda el talón. Éste no está unido al esqueleto por las estructuras anatómicas. En consecuencia, a veces se luxa, por lo que pierde la posibilidad de un apoyo distal. El cirujano trata de conseguir una superficie de apoyo perfectamente horizontal y resecar los maléolos de forma que no queden prominencias óseas en la zona de apoyo.26

Amputaciones parciales del pie

Dedos:

van desde la amputación de una falange hasta la desarticulación de todos los dedos del La repercusión funcional no suele ser importante y se caracteriza fundamentalmente a una rigidez articular eventualmente asociada a la anulación o reducción de la impulsión, que es importante  cuando se trata del dedo gordo. El déficit secundario a la perdida anatómica a veces está incrementado por cicatrices cutáneas adherentes y/o injertadas que provocan dolor.26

Transmetatarsianas:

las secuelas funcionales son más importantes cuanto más corto es el muñón. La incapacidad se debe a la deformación del pie, que se hace equino y 26

Lisfranc:

tiene una repercusión funcional intermedia entre la Transmetatarsianas y la de 26

Chopart:

consiste en la desarticulación de la interlínea mediotarsiana, conservando del pie el talón, el calcáneo y el astrágalo, esta zona ofrece posibilidades funcionales y propiedades mecánicas potencialmente importantes e insustituibles, ya que gracias a este apoyo distal, se mantiene una adecuada mineralización del esqueleto de la pierna por la compresión axial durante las Manifestaciones clínicas

Las manifestaciones clínicas que pueden indicar una amputación de extremidad son diversas, y varían al depender de si es una amputación traumática o la decisión sea realizar una amputación quirúrgica secundaría a diversas causas.

En el primer caso puede surgir la duda de hacer una amputación primaria el mismo día de la lesión; la intención de salvar el miembro puede conllevar que si es ineficaz podría dar lugar a una amputación secundaria. Por tanto, el cirujano ha de valorar detenidamente el porcentaje de viabilidad que puede presentar el miembro, con el fin de evitar poner en peligro la vida del paciente preservando un miembro inservible, sin considerar en estos casos la amputación como un fracaso terapéutico sino parte de un proceso de reconstrucción y rehabilitación alternativo a una prolongada y costosa reconstrucción, cuyos resultados pueden tener muchas probabilidades de fracaso y pérdida de la funcionalidad. En general, los criterios que indicarían una amputación tras una lesión incluirían:

 

Miembros superiores:

Avulsión completa: tegumentaria, nerviosa y

Perdida severa de partes

Lesión completa de plexo braquial

Pérdida ósea

Isquemia caliente superior a las 6

Imposibilidad para restaurar la circulación.

Gangrena

Miembros inferiores:

Avulsión completa: tegumentaria, nerviosa y

Pérdida neurológica.

Pérdida masiva de partes

Pérdida masiva ósea.

Isquemia caliente mayor a 6

Frialdad del miembro, ausencia de puso y

Imposibilidad para restaurar la circulación.

Gangrena

La semiología del paciente en la evaluación de los tejidos tiene que llevarse a cabo de manera individual, desde el plano superficial al plano profundo, comenzando por la piel, para seguir por el musculo, el hueso, los vasos y los nervios.

Piel:

Las grandes superficies de pérdida cutánea con pérdida muscular asociada pueden comprometer la posterior función de la extremidad, al ser preciso finalmente una amputación.

Músculo:

La lesión muscular con necrosis o pérdida de músculo, junto a otras lesiones tisulares, afecta el resultado funcional haciendo necesaria la amputación de la

Hueso:

La pérdida ósea segmentaria unida a la lesión masiva de partes blandas suele conllevar la amputación, ya que la reconstrucción puede dar lugar a periodos prolongados de hospitalización, múltiples cirugías, dolor crónico y poca

Vascular:

Esta lesión puede ser de las venas, arterias o de ambas. Si la reparación se realiza en las seis primeras horas tras la lesión (tiempo de isquemia caliente), la viabilidad vascular y tisular puede ser satisfactoria. Si la reparación supera las seis primeras horas, la isquemia tisular puede ser importante, al producirse un fallo renal debido a los productos de degradación muscular (Rabdomiolisis).

Nervios:

Las lesiones nerviosas importantes conllevan una pérdida permanente de la función.

Indicaciones de amputación

Absolutas:

Cuando hay pérdida total de la irrigación sanguínea del miembro o de un segmento, y no es posible

Cuando existen amputaciones traumáticas pediculadas por colgajos de piel o fascias, de más de 6 horas de

En presencia de gangrena gaseosa en condiciones de guerra o en lejanías de un centro de atención 1

Especificas:

Si existen destrucciones masivas de partes blandas y óseas con grado manifiesto de contaminación.

Infección incontrolable que haga peligrar la vida del

En el síndrome de compresión o aplastamiento en variantes siguientes:

Cuando existe compresión del miembro o se ha mantenido el torniquete por un periodo mayor de 8 horas, debido a que al restituirse el intercambio con el resto del organismo penetran en éste grandes cantidades de elementos tóxicos que pueden hacer peligrar la vida del paciente. En condiciones de guerra o de catástrofe, si el miembro o segmento esta comprimido por algún objeto imposible de retirar.

Relativas:

Destrucción de parte de un miembro que concomite con las otras lesiones o

Condiciones donde se presuponga que salvar el miembro a toda costa puede peligrar la vida del

De elección (electivas)

Amputaciones por trastornos congénitos
Amputaciones por trastornos
Amputaciones por secuelas de
Amputaciones por causa estética o 1
Pruebas diagnósticas

Como mejor prueba diagnóstica será realizar una buena anamnesis del paciente y de la historia actual de la enfermedad, valorar el riesgo-beneficio de mantener la extremidad dañada, o mejor dar como tratamiento definitivo la amputación quirúrgica. Además, hay estudios que nos brindan un mejor manejo, y a la vez una mejor atención al paciente. Tales pruebas diagnósticas vendrán determinadas por el tipo de lesión que presente el paciente, estado general del mismo o la complicación que se ha podido producir. En general, las pruebas diagnósticas más habituales a llevar a cabo, y que ayudan en la decisión de realizar o no la amputación, son:

Radiología

Fundamentalmente utilizada para conocer el estado de las estructuras óseas y el grado de lesión o deterioro de las mismas. Generalmente se efectúan distintas proyecciones que facilitan la visualización de las estructuras desde distintas perspectivas, con el fin de que el cirujano pueda valorar adecuadamente los daños causados y decidir el nivel de amputación más apropiado durante la planificación quirúrgica.

Tomografía axial computarizada (TAC)

Por medio de esta se puede tener una información más completa del estado de las estructuras que con una radiografía simple. Esta técnica requiere que el paciente se mantenga completamente inmóvil.

Resonancia magnética nuclear:

Permite observar pequeñas alteraciones que podrían pasar inadvertidas con la TAC.

Arteriografía o angiografía:

Método de visualización radiológica de las arterias u otro vaso sanguíneo. Se realiza al inyectar un medio de contraste radiopaco en el torrente sanguíneo a través de un catéter. Permite observar el estado interno y las estructuras vasculares, así como los daños u oclusión que puedan presentar. Durante la realización de la misma se hace preciso vigilar al paciente por si presentara signos de hipersensibilidad al medio radiopaco como escalofríos, temblor o disnea.

Oscilometría

Técnica utilizada, al igual que la anterior, para detectar el estado de la circulación de la extremidad afectada.12

Ecografía con técnica de Doppler.

Se emplea para registrar materias o líquidos en movimiento, al detectar flujos sanguíneos y pulsos. Por medio de esta se puede conocer la presencia del riego y los diferentes pulsos en la extremidad dañada, que sería muy difícil localizar con otros métodos.

Tomografía

Utilizada para la captación y registro de una placa de las zonas frías y calientes del organismo, por medio de un detector de rayos infrarrojos. Mediante esta prueba también se puede conocer a que zonas llega el aporte sanguíneo.

Estudios de laboratorio

No suelen ser efectivos en la toma de decisiones en situaciones agudas pero si pueden orientar en situaciones posteriores. La monitorización seriada de las enzimas musculares, como la Creatina Fosfoquinasa, puede determinar el daño muscular en proceso.

 

Complicaciones

Las complicaciones se pueden dividir en tempranas y tardías. Entre las primeras destacan: el dolor, el hematoma, la infección, mala cicatrización, las ulceras por presión. Entre las tardías se encuentran la contractura en flexión, edema del muñón, osteófitos y neuromas.11

Complicaciones tempranas

Dolor

Después de haber superado el dolor del post-operatorio inmediato, algunos pacientes continúan con dolor crónico por varias razones. El dolor del miembro fantasma se debe diferenciar del dolor residual de la extremidad. Este tipo de dolor se presenta en las amputaciones proximales, y se estima que es más frecuente en pacientes que presentan dolor en la extremidad antes de la amputación. Otro problema agregado es la lumbalgia mecánica que tiene mayor prevalencia en los amputados que en la población en general. Aunque la

lumbalgia tiende a resolverse en la mayoría de los casos cuando el paciente se entrena adecuadamente para caminar de forma correcta con una prótesis y así disminuye la sobrecarga adicional en la columna.8

Hematoma

La realización de una hemostasia antes del cierre, uso de drenajes y un vendaje rígido disminuyen la frecuencia de formación de hematomas. El desarrollo de un hematoma retrasa la curación de la herida y sirve como medio de cultivo para una infección. Por la posición en declive de los muñones existe peligro en la fase ambulatoria inicial de la separación de los bordes de la herida, por lo que se recomienda dejar la sutura hasta que se haya cicatrizado totalmente el muñón.8, 28

Infección (Gangrena gaseosa)

Una de las complicaciones más comunes en pacientes amputados es la infección del muñón causadas en pacientes con largas estancias en instituciones públicas y con mal cuidado del sitio amputado, en este caso es de gran importancia realizar un lavado y desbridamiento quirúrgico cuidadoso, antibióticoterapia de elección según las guías y protocolos más actualizados, y de ser necesario reamputación abierta y cierre posterior.29 La tasa de infección está relacionada con las técnicas de asepsia y antisepsia durante la operación y las curaciones en el período de convalecencia temprana. El uso de antibióticos se selecciona de acuerdo a los cultivos transoperatorios. Y cualquier infección profunda de la herida se debe tratar mediante un lavado y desbridamiento en sala de operaciones.

Mala cicatrización con retracción de los bordes de la herida

Este tipo de complicaciones es más común observarlas en pacientes vasculares o diabéticos, en los cuales es primordial el escoger adecuadamente el nivel de la amputación, poner énfasis en el mejoramiento del estado nutricional del paciente como pilar fundamental para una cicatrización exitosa, así también el manejo suave de los tejidos blandos y evitar la formación de hematomas. También se produce si la herida se deja abierta y no se aplica tracción a la piel. Se llega a requerir una revisión plástica o re-amputar con la finalidad de obtener cicatrización.

Úlceras por presión y necrosis

Son especialmente ocasionadas por el área de contacto y adaptación de la prótesis, y mejora readecuando la cazoleta de la prótesis. Las úlceras por presión son mucho más fáciles de desarrollarse si no se realizó un buen colgajo o una resección ósea en la que no haya dejado una superficie puntiforme.

Complicaciones tardías

Contractura en flexión

Las contracturas leves o moderadas de las articulaciones de un muñón de amputación deben evitarse mediante la colocación adecuada del muñón, estiramientos pasivos suaves y el seguimiento por parte del paciente en un programa de rehabilitación física para fortalecer los músculos y controlar las articulaciones involucradas. En la rodilla la deambulación disminuye las contracturas.

Edema del muñón

Es una complicación frecuente, debido a la cavidad donde se introduce el muñón en la prótesis la cual puede mejorar con el aumento del diámetro de la cazoleta.

Osteófitos

Complicaciones de tejido óseo que se refiere a la formación de callos óseos en la parte distal del hueso, estos perjudican deformando el muñón y complican el uso en la adaptación del muñón a una prótesis.30

Neuromas

Complicación generada en las fibras nerviosas seccionadas. Al regenerarse en sentido distal y no encontrar un conducto en el cual puedan entrar a formar una especia de bola, la cual es sensible a la palpación provocando dolor en el muñón y complicando el uso de la prótesis.30

Otras complicaciones

Degeneración del muñón:

la cual se presenta en todos los casos (con diversos grados). En este caso pueden observarse alteraciones degenerativas en los músculos o fragmentos residuales, sobre todo atrofia de fibras musculares acompañadas de proliferación de núcleos, miolisis, desintegración e infiltración de La atrofia progresiva puede hacer inútiles los encajes de las prótesis, los cuales son necesario rellenar y así modificar de forma constante.

Trastornos circulatorios del muñón:

Esta complicación es propia de amputación por enfermedad arterial periférica, presiones mantenidas, ulceraciones, inadecuada adaptación de la prótesis y dermatitis congestiva o mala higiene así el tratamiento de esta complicación será causal, también con la práctica de ejercicios activos de parte del

Retracciones del muñón:

Se debe realizar una mioplastia adecuada a aquellos pacientes amputados por arriba de la rodilla, evitando suturas que puedan producir deformidades en la abducción y flexión del muñón lo cual resulta verdaderamente molesto para el paciente el cual no se le realiza una buena técnica.

 

Síndrome del miembro fantasma

El término miembro fantasma fue acuñado en un estudio sobre amputados de la guerra civil estadounidense en 1872. El estudio de Christopher y Koepke demostró que en un 10% de miembro fantasma doloroso o dolor fantasma el cual se considera una complicación absolutamente incapacitante, la cual puede estar presente en cualquier extremidad amputada, demostró que existía este síndrome debido al atrapamiento de los nervios seccionados por otras estructuras cicatrízales. Se supone que este síndrome se inicia por irritación periférica de estos nervios seccionados, los cuales a su vez estimulan a las estructuras superiores, pero al no existir una coexistencia anatómica causa dolor. La descripción de la sensación fantasma y el dolor de muños ayudan a identificar el nervio, así como la reacción de la piel, el signo de Tinel (Phalen) y la hiperestesia.10 Complicación muy frecuente que aparece en casi todos los pacientes amputados (55-90%).31

Karaguiosov, Krusen, Jensen y Wall establecen que debe hacerse una exacta distinción entre tres entidades separadas al atender el tipo de sensación que conforman el fenómeno del miembro fantasma. Esta clasificación es sólo descriptiva, no diferencia alguna en la fisiopatología: 10

Dolor en el muñón: es una sensación dolorosa localizada, como su nombre lo indica, en el muñón.

Sensación fantasma:

Es cualquier percepción no dolorosa en el miembro

Dolor de miembro fantasma: es una manifestación dolorosa que de manera aparente se localiza en la parte del cuerpo que

Conforme el nivel de amputación es más cercano a las articulaciones, tanto en sentido proximal como en sentido distal, resultados menos favorables y mayores son las dificultades que el paciente tiene que afrontar. Los principales problemas son el aumento de la tensión a la que se ve sometida la piel para recubrir el muñón y el pequeño brazo de palanca para el manejo de la prótesis.11 No obstante, el uso de prótesis que sustituya al miembro amputado puede reequilibrar gran parte de las complicaciones a largo plazo, aunque para ello se requiere un tratamiento de fisioterapia que le ayude a adaptarse a la nueva situación. Al ser todas estas complicaciones físicas propias de una amputación no se puede olvidar ni dejar de lado el impacto emocional que ello implica al individuo afectado por lo cual es aconsejable terapia psicológica para ayudar a superar el trauma.

Tratamiento

Todo amputado debe comenzar a movilizarse después de las 48 horas de la intervención quirúrgica siempre y cuando no existan complicaciones.

Lo primero que se debe hacer es evaluar la historia clínica del paciente y hacer especial énfasis en la parte cognitiva, para garantizar que pueda atender y entender las instrucciones que se le den, ya que si existe alguna limitación a este nivel, las instrucciones se darán a los familiares Los objetivos principales son:

Control de

Cicatrización

Preservar arcos de

Evitar contracturas del muñón.

Mantener o recuperar fuerza muscular del tronco y los

Tratar el dolor, para que no interfiera con las actividades del paciente. Si no hay dolor, hay participación más activa en los ejercicios y está más apto para recibir instrucciones sobre el entrenamiento para el uso de la prótesis. Siempre anticiparse al dolor, y tomar los analgésicos antes de que este aparezca. Ello mejora en cierta medida el dolor postoperatorio y en algunos pacientes disminuye el riesgo de desarrollar miembro fantasma. Lo que se busca es explicarle al paciente la existencia de este síndrome y las características, para disminuir los temores, prevenir caídas y lesiones del muñón o de otras extremidades.31 Dolor posterior a la amputación, antes de pensar en síndrome de miembro fantasma, descartar que la herida presente:

Infección.

Inflamación.

Los opiáceos solo deben ser utilizarlos durante el postoperatorio inmediato, no a largo plazo ya que no hacen que desaparezca este síndrome de miembro fantasma.

En la elección del tratamiento antibiótico para las amputaciones mayores de causa traumática, teniendo en cuenta que se refiere a procedimientos de cirugía vascular, las infecciones generalmente son causadas por microorganismos oportunistas, tales como S. aerus, S. epidermidis y en menos frecuencia por enterobacilos gramnegativos.

La cefazolina, una cefalosporina de primera generación y con una larga vida media es el antibiótico a elección. Las cefalosporinas de segunda generación como la cefuroxima no han demostrado mejores resultados. Para pacientes con historia de alergia a betalactámicos, la Vancomicina a dosis de 1 gramo vía intravenosa, diluido en suero y administrada en 10 minutos previos a la intervención también han mostrado resultados óptimos. En el caso de la cefazolina para cirugías de amputación mayor la pauta profiláctica es: una dosis única de cefazolina 2 gramos vía intravenosa justo antes de comenzar la cirugía, idealmente durante la inducción anestésica, ayuda a proporcionar una adecuada concentración tisular durante el procedimiento. Cuando la cirugía se prolonga o existen perdidas hemáticas importantes, se puede repetir dosis sucesivas de 1 gramo.

 

Factores de riesgo

Un accidente es definido por la Real Academia Española como un “suceso eventual o acción de que involuntariamente resulta daño para las personas o las cosas”. En este caso se hablará de accidentes y/o eventos, en los que toda persona se ve afectada físicamente, y como consecuencia tuvo la necesidad de atención hospitalaria.

Accidentes de tránsito

Se puede hablar de accidente de tránsito como aquel evento que sucede sobre la vía en el que participan uno o más vehículos en marcha en el cual resultan heridos o muertos con daños a la propiedad.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en las carreteras de todo el mundo mueren al año al menos medio millón de personas y unos 15 millones sufren lesiones por accidentes de tránsito. Las cifras de heridos varían significativamente según la población y la densidad del tráfico, así como el grado de aplicación de las medidas preventivas y correctivas.

Accidentes domésticos

Ser los responsables del 5% de las defunciones es el dato que sitúa a los accidentes domésticos en esta posición, tan sólo detrás del cáncer, de patologías del corazón y de enfermedades cardiovasculares.

Caídas:

Acabar en el suelo por una caída es ser parte del 51% de los siniestros que se producen en el ámbito doméstico. Para no formar parte de este porcentaje se aconseja mantener los suelos limpios, tener cuidado con las alfombras y acatar las normas de convivencia.

Cuando el paciente refiere dolor secundario a una caída, lo primero es no levantar al accidentado. Después, asegurarse si la caída ha supuesto fracturas, luxaciones o pérdida de conciencia, en cuyo caso, es necesario la atención médica inmediata para la evaluación correspondiente.

Golpes, cortes y aplastamientos:

Esta triada provoca en el hogar cerca del 31% de todas las heridas. Amueblar el hogar con armarios de cantos redondeados en el primer caso; guardar los objetos cortantes en el segundo, y fijar los elementos de decoración en el tercero, son algunas medidas para prevenir este tipo de accidentes.

Ya sea por el choque con un armario o por el golpe con un cuadro mal sujeto, las dos acciones que se deben realizar después de un traumatismo son inmovilizar y aplicar frío. En el caso de un corte superficial, las medidas son diferentes: limpiar la zona afectada con suero fisiológico, después con antiséptico y dejar curar al aire libre. Lateralizar la cabeza para evitar asfixia.

Accidentes laborales.

Accidentes de transito.

Clasificación de las amputaciones

Según la clasificación internacional de las enfermedades, ICD-10

ICD-11 es la versión actualizada que entra en vigencia en el 2022

 

Amputación (ver también Ausencia adquirida o congénita)
Amputaciones Traumáticas de Miembros Superiores
S48Amputación traumática del hombro y del brazo
S48.0Amputación traumática articulación del hombro
S48.1Amputación traumática entre el hombro y el codo
S48.9Amputación traumática del hombro y del brazo, nivel no especificado
S58Amputación traumática del antebrazo
S58.0Amputación traumática a nivel del codo
S58.1Amputación traumática entre el  codo y la muñeca
S58.9Amputación traumática del antebrazo, nivel no especificado
S68Amputación traumática de la muñeca y de la mano
S68.0Amputación traumática del pulgar (completa) (parcial)
S68.1Amputación traumática de otro dedo único (completa) (parcial)
S68.2Amputación traumática de dos o más dedos (completa) (parcial)
S68.3Amputación traumática combinada (de parte) de dedo(s) con otras partes de la muñeca
S68.4Amputación traumática de la mano a nivel de la muñeca
S68.8Amputación traumática de otras partes de la muñeca y mano
S68.9Amputación traumática de la muñeca y de la mano, nivel no especificado
Amputaciones Traumáticas de Miembros Inferiores
S78Amputación traumática de la cadera y del muslo
S78.0Amputación traumática articulación de la cadera
S78.1Amputación traumática entre la cadera y la rodilla
S78.9Amputación traumática de cadera y muslo, nivel no especificado
S88Amputación traumática de la pierna
S88.0Amputación traumática a nivel de la rodilla
S88.1Amputación traumática entre la rodilla y el tobillo
S88.9Amputación traumática de la pierna, nivel no especificado
S98Amputación traumática del pie y del tobillo
S98.0Amputación traumática del pie a nivel del tobillo
S98.1Amputación traumática de un dedo del pie
S98.2Amputación traumática de dos o más dedos del pie
S98.3Amputación traumática de otras partes del pie
S98.4Amputación traumática del pie, nivel no especificado
Ausencia adquirida de miembros
Z89.0Ausencia adquirida de dedo(s), incluido el pulgar), unilateral
Z89.1Ausencia adquirida de mano y muñeca
Z89.2Ausencia adquirida de miembro superior por arriba de la muñeca
Z89.3Ausencia adquirida de ambos miembros superiores (cualquier nivel)
Z89.4Ausencia adquirida de pie y tobillo
Z89.5Ausencia adquirida de pierna a nivel o debajo de la rodilla
Z89.6Ausencia adquirida de pierna por arriba de la rodilla
Z89.7Ausencia adquirida de ambos miembros inferiores (cualquier nivel)
Z89.8Ausencia adquirida de ambos miembros superiores e inferiores (cualquier nivel)
Z89.9Ausencia adquirida de miembros, no especificada
Eventos relacionados a la amputación
T87Complicaciones peculiares de la amputación
T87.3Neuroma del muñon de amputación
T87.4Infección del muñon de amputación
T87.5Necrosis del muñon de amputación
T87.6Otras  complicaciones y las no especificadas del muñon de amputación
G54.6Síndrome del miembro fantasma con dolor
G54.7Síndrome del miembro fantasma sin dolor
Pruebas y ajustes protésicos
Z44Prueba y ajuste de dispositivos protésicos externos
Z44.0Prueba y ajuste de brazo artificial (completo) (parcial)
Z44.1Prueba y ajuste de pierna artificial (completo) (parcial)
Z44.3Prueba y ajuste de prótesis mamaria externa (epiprótesis)
Z97.1Presencia de miembro artificial (completo) (parcial)

Amputación Traumática. Pág.1. Todo al respecto * Todo lo relacionado

Glosario y términos del tema

Glosarios y Términos de la enciclopedia

Amputación Pie
Amputaciones de la extremidad inferior en el paciente diabético Consideraciones generales La gravedad de las complicaciones de la diabetes en el pie no está relacionada necesaria…
Prótesis convencional vs. Anaplastología
La Fisiatría Al nacer todos somos seres dependientes, pero a medida que nos desarrollamos y crecemos buscamos independencia, una característica no solo del ser humano, sino indisp…

Blog Especializado MG * Artículos y Notas

Categorías
Niños y adolescentes con amputaciones * MG Latam
La amputación es el corte y separación de una extremidad del cuerpo Lo que sucede mediante traumatismo (también llamado avulsión) o cirugía. Como una medida quirúrgica, se la utili…

Glosarios y términos por categoría

Pie Humano * Pág.3.4. Amputación de Chopart o transtarsiana
Pie Humano * Pág.3.4. Amputación de Chopart o transtarsiana
Una amputación de Chopart es la competencia más directa de la amputación de Syme. Esta amputación se realiza a través de la articulación naviculocuneiforme y cuboideometarsiana. A su favor tiene la facilidad técnica y no producir acortamiento de la extremidad.
Leer Más
Piel humana * Pag.3.2 Trastornos más comunes
Piel humana * Pag.3.2 Trastornos más comunes
Los trastornos de la piel varían mucho en cuanto a síntomas y gravedad. Pueden ser temporales o permanentes, y podrían ser indoloros o causar dolor
Leer Más
Pie Humano * Pág.9. Pies Planos
Pie Humano * Pág.9. Pies Planos
El pie plano es un pie que presenta una bóveda plantar con menos altura de lo normal. Normalmente, se acompaña de un aumento de la anchura de la zona del mediopié, debido a la caída del arco a la zona interna. Aunque generan dolor, bien tratados permiten hacer una vida normal. Eso sí, es necesario acudir a un especialista para saber de qué tipo de pie plano se trata y cuál es el mejor tratamiento.
Leer Más